Algunos eficaces consejos para tratar de prevenir el cáncer

El cáncer es un problema genético, sin embargo, está comprobado que podemos hacer mucho para evitarlo, postergarlo y, en el caso de llegar a tenerlo, evitar grandes daños y hasta la muerte. ¿Quieres saber cómo?

  • Vamos a comenzar a partir de esta realidad: el cáncer es un problema genético que radica en la división desordenada de un conjunto de células que no se detiene y que se disemina por los tejidos y órganos cercanos. Cuando muchas de estas células siguen y siguen dividiéndose pueden llegar a formar tumores. Éstos pueden ser benignos cuando no representan ningún peligro para el cuerpo pues desaparecen al ser removidos o, de permanecer en el cuerpo, no causan ningún daño. Son malignos cuando se extienden e invaden órganos y tejidos y, cuando son removidos, inclusive pueden volver a formarse.

    Cada una de nosotras puede tener predisposición en sus genes pero nuestro estilo de vida impacta definitivamente para que aumenten o disminuyan las posibilidades de que el cáncer se presente o nunca a parezca. Entonces, ¿qué podemos hacer? Hay tres áreas de nuestra vida donde estas recomendaciones específicas pueden hacer la gran diferencia.

    1. El ambiente físico

    Radiación

    La radiación causada por los rayos x, plantas nucleares o fábricas de armas es un tipo de fuente cancerígena que tiene un muy bajo porcentaje porque cerca de sus centros de origen casi no hay asentamientos humanos. La radiación que producen los celulares y los campos magnéticos a los que estamos expuestos en casa y en el trabajo no son determinantes en la generación de cáncer, pero por precaución y prudencia desconecta tus equipos electrónicos, especialmente aquellos que están cerca de ti mientras duermes. Evita las camas solares.

    Luz solar

    Está sí es una fuente real de cáncer. Usa protector solar, mangas largas, gorra o sombrilla si vas a salir a la calle. Consulta el centro meteorológico de tu zona e infórmate cuáles son los horarios en los que el sol es más fuerte y procura quedarte bajo techo durante los mismos.

    Sustancias cancerígenas en el ambiente

    Si bien es imposible mantenerse alejados al cien por ciento de muchas de estas sustancias, debes de estar en conocimiento del daño que puede causarte estar cerca de, por ejemplo: asbesto, humo de tabaco, hollín, polvo de madera, plomo y el humo de carbón cuando se prende en habitaciones con poca ventilación. Hay muchos más, pero lo importante a recordar es que en este rubro la aparición del cáncer tiene que ver con la cantidad y el tiempo de exposición a la fuente. Si eres un fumador activo o pasivo, tus riesgos de generar cáncer son altísimos.

    Gérmenes infecciosos

    Pon atención a las bacterias, virus y parásitos que en la vida diaria aparecen pues el problema inicia cuando no se atienden de manera oportuna y comienzan a causar inflamaciones constantes o infecciones. El virus del papiloma, por ejemplo, es el inicio del cáncer cérvico uterino.

    2. El estilo de vida

    Alcohol y tabaco

    No hay mucho qué decir en este aspecto pues todos sabemos las catastróficas consecuencias de beber alcohol. Su consumo aumenta exponencialmente el riesgo de cáncer en boca, lengua, garganta, esófago, hígado y seno. Tú decides si quieres seguir consumiéndolo. Por otra parte, fumar es decirle a tu cuerpo: “quiero morir de cáncer”.

    Dieta

    Trata de omitir en tu dieta todo alimento procesado, que contenga edulcorantes artificiales; son muchísimos los productos que contienen grandes cantidades de químicos, por favor evítalos.

    Obesidad

    Buscar tu peso saludable reducirá la propensión al cáncer de seno, colon, recto, útero, riñones, páncreas y vesícula. El ejercicio físico regular te permitirá mantener un peso sano y evitar muchas otras enfermedades como las cardiacas, la diabetes y la presión alta que, por cierto, acaban con más vidas en mujeres que el cáncer mismo.

    3. El aspecto emocional y espiritual

    No hay ningún estudio científico contundente que nos diga que estas “enfermedades del alma” generen cáncer, pero por si las dudas, ten presente lo siguiente.

    Odio y resentimiento

    Evita el odio y el resentimiento como a una plaga. Tus células reaccionan a tus emociones y sentimientos pues reciben las descargas químicas y, demasiadas descargas negativas, seguro en algún momento nos dañan.

    Actitud frente a la vida

    Elegir ser de buen ánimo y mantener la fe y la esperanza como una actitud cotidiana siempre nos ayudará a sobreponernos y salir adelante en cualquier situación compleja de la vida.

     

    Perdón

    Este es el máximo recurso para vivir e, inclusive, para morir bien. Haz del perdón una forma de vida, sino puede evitarte generar un cáncer sí puede ayudarte a darle la gran batalla.

    Ojala esta información pueda serte de utilidad.

Fuente: familias.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *